Como metodología, el inbound marketing es un sistema que combina técnicas y métodos de la publicidad y el marketing buscando un acercamiento al usuario de manera no intrusiva y aportándole valor, como un elemento más del proceso de venta del producto.

El objetivo principal de esta tecnología de ventas es contactar con el cliente desde el inicio del proceso de compra y acompañarlo durante su elección y definición de la misma. Al ser un método no invasivo, el inbound marketing garantiza un flujo de comunicación con el público de manera amigable, creando un espacio de información y contenidos que estimulan el camino hacia la transacción final.

Entre las ventajas que aporta a cualquier empresa se encuentra el elevar los contactos con los clientes, la creación de registros por intereses y el aumento de actividad en las páginas web empresariales.

 

¿Conoces los cinco pilares del inbound marketing?

En esencia, estos son los aspectos que diferencian este sistema de otros tipos de proceso publicitarios: el buyer persona, el marketing de contenido, la segmentación, el marketing automation y el análisis.

El inbound marketing encuentra en la primera de estas cinco fases a una representación del cliente ideal con la cual consigue comprender mejor sus necesidades y motivaciones. Una vez descubiertos los intereses del buyer persona, se pasa al proceso del marketing de contenidos donde se elaboran temas y espacios que ayudan a la decisión de compra. La segmentación es una fase de acompañamiento en la cual el cliente hallará información complementaria y de valor para definir la venta.

Gracias al software informático, el marketing automation brinda a la empresa la posibilidad de transmitir el mensaje correcto en el instante correcto al público correcto. Y en el cierre, el análisis digital de los resultados permite el estudio de las acciones tomadas y la respuesta del público, con lo cual se pueden establecer nuevas y mejores formas de trabajo cada día.